domingo, diciembre 16, 2012

Espectros.

En la oscuridad mas increíble la vi. Sentada sola. No había paredes ni suelo, no había aire. Ni siquiera aseguro que estuviera viva. Morocha, de ojos oscuros, grandes. Triste. Desnuda, frágil  sola. No estaba sola, se sentía sola, porque ahí también estaba yo.  La mirada perdida. La observé un ratito pero no esbozó ni en las mínimo movimiento. Pensaba mucho, eso si. Era como si pusiéramos pausa, una película de nunca acabar. Cuando me moví, se movió  me miró. Se tapaba el cuerpo con vergüenza  lo arrastraba como un carga. Dió dos pasos y frenó. Inmóvil  expectante  Me miraba con desconfianza, le daba miedo que me acercara. Tal vez no necesitaba alguien más ahí para juzgarla con su propia mirada le alcanzaba, pero yo no lo hacia. No las juzgaba, solo observaba. Me rompía la cabeza tratando de saber como mi yo interna podía estar así, sentirse así  Cualquiera que la observara sentiría frío en las venas. La mirada ajena había hecho esto? Tan bajo habíamos caído? Saber que ese cuerpo era el mio, que esa vergüenza  esas sensaciones, todo habitaba en mi subconsciente me aterraba. Un escalofrío con dolor me surgía al verla, una yo transformada en alguien miserable, que se había arrastrado hasta la situación mas triste imaginable: el odio propio. No quería ser eso, no quería tener eso en mi. "Pobrecita" pensé. Pero no era pobrecita. Era débil y se había dejado caer. Daba vergüenza verla, tan resentida con el mundo por algo que era mera culpa propia. Pero a la vez la entendía. Entendía le forma de ver el exterior, lo hacia porque en realidad era yo. Esa que veía era la opción que yo no quería elegir. Tenia miedo de amar, de ser feliz, de respirar. Le dolía el cuerpo, le dolia todo. Tenia mis miedos y mi dolor, pero se había dejado vencer. No podía ser eso, pero la dejé. Le permiti alojo en mi mente para recordarme a mi misma que no podía ser eso, agradecí no serlo. Yo no me sentía bien, hace tiempo que no lo hago, pero no había caído como ella, no planeaba hacerlo. En un impulso me acerqué a abrazarla, sentí como temblaba entre mis brazos. Un poco menos fría  la solté y le dedique una sonrisa, la más cálida que podía encontrar. Me di media vuelta y me fui, dejando atrás el espectro de lo que puedo ser, asegurándome de nunca dejarla salir.

jueves, noviembre 29, 2012

Muertos

No estás ahí adentro. Es como si te hubieras muerto, sos una cascara vacía  un caparazón  Te miro a los ojos. Te miro, te busco y no te encuentro, no me di cuenta en ese momento, pero algún día te fuiste. No estas, no te veo. Te extraño, no me gusta tu armadura, no me gusta lo que me dejaste. Necesito lo que eras antes. Como hago para que vuelvas? Reviví. Que pasa si todos, un día  me dejan y se mueren por dentro, se mueren vivos? Que pasa si me quedo sola, vos adonde estas? Me prometiste nunca dejarme, entonces, porque te fuiste? Volvé. No puedo arrastrarme más, volvé. Perdió el sentido el grito desesperado de "no me dejes", ya lo hiciste. Te importó, al menos, dejarme? Creo que peor que el hecho de que no estés es esto que me dejaste. Te duele? Duele cargar con una vida vacía  Llenala, volvé. No me dejes más, volvé. Salí de adonde sea que estés escondido, ayudame.

sábado, septiembre 22, 2012

Caída.

Tengo ganas de sacar la cabeza afuera de la capa de ozono, de irme a un lugar sin gravedad. Flotar, no tener que escuchar a nadie, nada. Silencio, yo sola, conmigo. Amarme y odiarme a mi misma ahí, en la profundidad de mi cabeza. Sin status, ni sociedad, ni reglas, leyes, miradas juzgándome, nada de todo eso. Y así quedarme para siempre. Pero antes de irme me arrancaría el corazón y te lo dejaría acá, para que no duela más. No me lo llevaría, para que? Si es tuyo... (Suena fuerte eso). Y de repente, en vez de silencio, música, la única fiel, mi única compañera de vida. Música lenta, acústica, efímera, pero que de a poco, se vaya aumentando el volumen, la velocidad. Y cuando llegue al pico, al punto máximo, cuando la música sea tan fuerte que sea inaudible, que en ese momento estalle todo. Que explote, que lluevan colores, que llueva música  que llueva todo, y empezar a caer. Caer al vacío, porque no hay adonde caer, y nunca parar. Disfrutar el vértigo, con ganas, cualquier sensación que me haga sentir despierta. No pensar en vos, no pensar en nada. Ser yo misma en la caída, dejarme absorber por la gravedad, que todo caiga alrededor mio y chocar pero seguir cayendo. Sonreír en la caída por lo absurdo de todo, de las emociones. Y pellizcarme para que no sea un sueño, y asumir que de una buena vez por todas, te saqué del infierno que tengo adentro.

martes, julio 17, 2012

Simplemente no te vayas

No vuelvas porque me extrañas, simplemente no te vayas. Y si te vas, no vuelvas. No me hagas esperarte, es injusto (porque sabes claramente que acá me voy a quedar). Es que yo no soy vos, yo no puedo irme, porque te amo. Y si te amo, espero que me ames. Si me decís que me amas, porque te vas? Quereme un poco, por favor. Si sabes que, cuando me pidas esto, voy a acceder, que te cuesta ceder? Y si me canso, te vas con otra? Y si no hay otra? Si la única que te espera soy yo, que pasa? Si soy la única que esta, porque te vas? Me llenas de palabras vacías, como si fuera tu muñeca, pero, sorpresa, no lo soy. Siento, pienso, vivo, como vos. Si sabes que estoy viva, que siento, que pienso, que hago todo eso por vos, porque te vas? Tengo una lista interminables de preguntas que hacerte, pero, de que me sirve si, cuando me de vuelta, ya no vas a estar ahí. No me dejes más, pero, si te quedas, amame. Y si no me vas a amar, si me vas a lastimar de nuevo, andate (pero no me dejes sola, por favor). No elegí amarte, pero acá estoy, tan difícil es dejar de burlarte y empezar a comportarte como el "hombre" que sos? Tal vez, solo tal vez, la idiota soy yo, la que te ama a pesar de todo soy yo, pero, acaso no es eso lo que provoca el amor? Que hago con mi corazón que late por vos? Que le digo cuando te llora, cuando te extraña, cuando pide tu nombre a gritos? Si sabes que me rompe el corazon, porque te vas? Porque volves? Me necesitás como yo a vos? Por cuantas volves, por cuantas lloras? Me contestas que por mi sola, pero, sabes porque? Porque soy yo sola la que te espera, la que sigue firme aca. Si sabes cuanto me duele, si sabes que me usas, porque te vas?


martes, mayo 08, 2012

Caleidoscopio

Tan simple y tan cruda, tan complicada y a la vez sencilla. No podría haber visto otra cosa que mi reflejo en ese universo de espejos en el que me encontraba flotando. Totalmente sola, ni siquiera un atisbo de gravedad, era como ser encerrado dentro de un caleidoscopio. Adonde mirara estaba yo, tan complicada también. Parecía normal estar ahí, aunque a la vez había un recuerdo, una idea de que eso no era lo "correcto", pero, acaso importaba? Que decía que una vida en la tierra rodeada de humanos era mas correcta que la vida dentro de este caleidoscopio sin gravedad? Nadie podría haberme dicho como había llegado yo a eso, porque simplemente no había un alguien, pero ese no es el punto. El punto es mi sensación al ver tantas yo, que en realidad no lo eran. Les explico, cada espejo me mostraba a mi, pero a la vez, mostraba algo diferente. Había en este caso, tres reflejos, en los que note una clara diferencia. Me mostraban con simpleza como me vería el resto del mundo (de haber uno en ese momento), como me veía yo y como me gustaría verme. En un principio me dio miedo, luego una especie de alivio pero que no llego a una calma completa.  Abrumaba la diferencia que me mostraban estas tres visiones. Daba miedo que mi modelo de mi, que eso que me encantaría ser difiriera tanto de la realidad, pero incluso asustaba mas ver como me vería el resto comparado como me veía yo. Mi idea de mi, esa que yo misma había creado, me generaba tanto rechazo que constantemente me veía como algo insuficiente, algo que no podía llegar a ser amado por alguien. Supongo que el compararme con mi modelo me había llevado a esto, y me asustaba. Me asustaba odiarme tanto, verme así. Flotaba y las ideas dentro mio se mezclaban, generaban una especie de bomba que se aproxima al momento de estallar. El estereotipo, la realidad, el ojo modificado con el que me podía ver alguien que me quisiera (repito, si en ese momento existiera), la forma en la que me vería cualquiera, mi forma de verme, el deprecio marcado en mis ojos para-conmigo, el miedo al verme así, la enfermedad que sentía en mis entrañas, esa que crecía. Y explote, y volé, los espejos se destrozaron, ya no importaba esa falta de gravedad, ya no importaba nada, la imagen, la vida, no importaban. Yo no era nada y era todo a la vez, yo era el universo completo sin ser siquiera una molécula, me expandía cada vez mas, sintiendo como las partes de algo que debí ser yo se alejaban unas de otras. La vida y la muerte dejaron de existir y se volvieron una sola, la locura y la cordura perdieron todo significado, mi visión y yo misma me había llevado a esto, el caleidoscopio, la mirada de todos esos espejos sobre mi, todo llevo en conjunto a esto, a este todo y la vez nada.

jueves, abril 12, 2012

Y exploto. Nuestras cabezas explotaron, y quedaron nuestros cuerpos vacios y nuestras almas volaron. Y mi corazón no alcanzo al tuyo, porque siempre corriste mas rapido? Yo lo suponia, era mucho, nos sobrecargamos. Por un segundo fuimos dos fuegos artificiales que nos disparamos en mil pedazoos adornando el cielo con lo que en un momento debimos ser nosotros.

martes, marzo 20, 2012

"Yo te sigo"

Siempre corriste mas rápido, siempre fui atrás tuyo. Si vos doblabas, yo doblaba, si vos frenabas, yo frenaba. Nunca quise quererte, pero te quise tanto que te odié. Odié amarte como nunca había amado, odié seguirte a pesar de todo, odie vivir sin saber que sentía, si eras vos, si eras yo, si eramos uno o siempre fuimos dos. Y siempre trate de alcanzarte, de no quedarme atrás, y te juro que hubo días que quise parar, quise tirarme al piso a llorar, pero no lo hice, por vos, por mi, porque teníamos que ser eternos. Nuestro amor (a veces dudo si fuer nuestro o mio, pero me gusta llamarlo así) fue la morfina que me llevo a la agonía, que casi me mata, que casi nos fulmina. "Porque corres mi vida? Que te arrastra? Quien te tira? Porque te amo con el alma, porque te dedico cada misero dia?" No me dejes, no me pidas que me quede, no me obligues a dejarte, no me olvides, no me dejes olvidarte. No corras, estoy cansada, esperame, si te vas no me queda nada. Un segundo, un momento, un suspiro, después ya no importa, volvemos a la rutina, yo te sigo. Cuando llegamos? Nunca? Siempre? Adonde estamos? Y así fue que corriendo atrás tuyos recorrí los sentimientos mas insólitos, pase de la felicidad a tristeza como quien cruza una calle, sentí la locura en cada una de mis terminaciones nerviosas. Y dije basta, porque no era así. Porque vos la pregunta no era que te arrastraba a vos, sino porque me arrastrabas a mi. Fue ahí cuando frené. Y me di cuenta de lo equivocada que estaba, de que por mas que yo te amara, eras vos al que ya no le quedaba nada.