martes, marzo 20, 2012

"Yo te sigo"

Siempre corriste mas rápido, siempre fui atrás tuyo. Si vos doblabas, yo doblaba, si vos frenabas, yo frenaba. Nunca quise quererte, pero te quise tanto que te odié. Odié amarte como nunca había amado, odié seguirte a pesar de todo, odie vivir sin saber que sentía, si eras vos, si eras yo, si eramos uno o siempre fuimos dos. Y siempre trate de alcanzarte, de no quedarme atrás, y te juro que hubo días que quise parar, quise tirarme al piso a llorar, pero no lo hice, por vos, por mi, porque teníamos que ser eternos. Nuestro amor (a veces dudo si fuer nuestro o mio, pero me gusta llamarlo así) fue la morfina que me llevo a la agonía, que casi me mata, que casi nos fulmina. "Porque corres mi vida? Que te arrastra? Quien te tira? Porque te amo con el alma, porque te dedico cada misero dia?" No me dejes, no me pidas que me quede, no me obligues a dejarte, no me olvides, no me dejes olvidarte. No corras, estoy cansada, esperame, si te vas no me queda nada. Un segundo, un momento, un suspiro, después ya no importa, volvemos a la rutina, yo te sigo. Cuando llegamos? Nunca? Siempre? Adonde estamos? Y así fue que corriendo atrás tuyos recorrí los sentimientos mas insólitos, pase de la felicidad a tristeza como quien cruza una calle, sentí la locura en cada una de mis terminaciones nerviosas. Y dije basta, porque no era así. Porque vos la pregunta no era que te arrastraba a vos, sino porque me arrastrabas a mi. Fue ahí cuando frené. Y me di cuenta de lo equivocada que estaba, de que por mas que yo te amara, eras vos al que ya no le quedaba nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario