martes, mayo 08, 2012

Caleidoscopio

Tan simple y tan cruda, tan complicada y a la vez sencilla. No podría haber visto otra cosa que mi reflejo en ese universo de espejos en el que me encontraba flotando. Totalmente sola, ni siquiera un atisbo de gravedad, era como ser encerrado dentro de un caleidoscopio. Adonde mirara estaba yo, tan complicada también. Parecía normal estar ahí, aunque a la vez había un recuerdo, una idea de que eso no era lo "correcto", pero, acaso importaba? Que decía que una vida en la tierra rodeada de humanos era mas correcta que la vida dentro de este caleidoscopio sin gravedad? Nadie podría haberme dicho como había llegado yo a eso, porque simplemente no había un alguien, pero ese no es el punto. El punto es mi sensación al ver tantas yo, que en realidad no lo eran. Les explico, cada espejo me mostraba a mi, pero a la vez, mostraba algo diferente. Había en este caso, tres reflejos, en los que note una clara diferencia. Me mostraban con simpleza como me vería el resto del mundo (de haber uno en ese momento), como me veía yo y como me gustaría verme. En un principio me dio miedo, luego una especie de alivio pero que no llego a una calma completa.  Abrumaba la diferencia que me mostraban estas tres visiones. Daba miedo que mi modelo de mi, que eso que me encantaría ser difiriera tanto de la realidad, pero incluso asustaba mas ver como me vería el resto comparado como me veía yo. Mi idea de mi, esa que yo misma había creado, me generaba tanto rechazo que constantemente me veía como algo insuficiente, algo que no podía llegar a ser amado por alguien. Supongo que el compararme con mi modelo me había llevado a esto, y me asustaba. Me asustaba odiarme tanto, verme así. Flotaba y las ideas dentro mio se mezclaban, generaban una especie de bomba que se aproxima al momento de estallar. El estereotipo, la realidad, el ojo modificado con el que me podía ver alguien que me quisiera (repito, si en ese momento existiera), la forma en la que me vería cualquiera, mi forma de verme, el deprecio marcado en mis ojos para-conmigo, el miedo al verme así, la enfermedad que sentía en mis entrañas, esa que crecía. Y explote, y volé, los espejos se destrozaron, ya no importaba esa falta de gravedad, ya no importaba nada, la imagen, la vida, no importaban. Yo no era nada y era todo a la vez, yo era el universo completo sin ser siquiera una molécula, me expandía cada vez mas, sintiendo como las partes de algo que debí ser yo se alejaban unas de otras. La vida y la muerte dejaron de existir y se volvieron una sola, la locura y la cordura perdieron todo significado, mi visión y yo misma me había llevado a esto, el caleidoscopio, la mirada de todos esos espejos sobre mi, todo llevo en conjunto a esto, a este todo y la vez nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario