sábado, agosto 24, 2013

No tengo muchas ganas de moverme, ni de hablar con nadie. Menos de salir de mi casa.
Probablemente tampoco tenga muchas ganas de vivir.
Sigo escuchando música porque es lo único que puedo amar completo.
Capaz que es la rutina, estoy acostumbrada a estar mal. O capaz que es que me sigo mintiendo diciendo que quiero estar sola. Ya no sé por qué sigo acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario