martes, febrero 03, 2015

mocos

Básicamente le dije a una persona que era increíble pensar que todo ser humano quería tocar el cielo con las manos y yo lo estaba abrazando, mientras él tenía su cabeza en mi pecho. Sentí que era necesario que supiera que se estaba volviendo mi sostén y que todo lo que él me daba era sufciente para acolchonar el mundo y poderme tirar. En resumen, dejé que una persona fuera todo lo que necesitaba para reírme como si tuviera 5 años. Estoy teniendo algunos problemas ahora. Estoy teniendo algunos problemas porque cuando me acuesto y me doy vuelta para el lado de la pared, a veces puedo verlo ahí, riéndose conmigo. Y cierro los ojos y lloro un rato porque eso se fue, porque se fue y porque no va a volver nunca más. 
A veces cuando giro la cabeza veo tanta gente que se quiere y no lo aprecia, gente que tiene las cosas para ser feliz y está triste igual. Y pienso por qué a mí me pasa esto. Además tengo la suerte de encontrar las frases que le dediqué escritas en cada rincón de Buenos Aires. Entonces

podría haberme pasado la vida entera, cosita, cuidándote. Y aunque es peligroso mi mundo, te voy a cuidar. Porque aunque sé que puedo estar sin vos, ¿cómo hacer que quiera estar sin vos? Cualquier estación podría haber sido primavera con vos y justo esa lo fue. Y sacudiste todas y cada una de mis más sólidas tristezas, y como por arte de la magia las volviste a traer. Me jugué el alma loca a que no había boca como esa en el mundo entero. Ahora no quiere otras manos mi piel, no, no hay nada igual a vos. 

Te escribo poemitas en pedazos de papel. Y se corre la tinta como les lloro encima. Lloro y la tinta se corre y forma dibujos graciosos y lindos. Las cenizas del cigarrillo se caen encima de los dibujos, de las lágrimas, de la tinta, de los poemitas. El ventilador vuela todo, ceniza y papel, y vuelvo a empezar. Te escribo poemitas en pedazos de papel. Y se corre la tinta como les lloro encima. Lloro y la tinta se corre y forma dibujos graciosos y lindos. Las cenizas del cigarrillo se caen encima de los dibujos, de las lágrimas, de la tinta, de los poemitas. El ventilador vuela todo, ceniza y papel, y vuelvo a empezar. Te escribo poemitas en pedazos de papel. Y se corre la tinta como les lloro encima. Lloro y la tinta se corre y forma dibujos graciosos y lindos. Las cenizas del cigarrillo se caen encima de los dibujos, de las lágrimas, de la tinta, de los poemitas. El ventilador vuela todo, ceniza y papel, y vuelvo a empezar. 

No quiero joderte, solo quiero estar un rato más con vos. Solo quiero verte una vez más y decirte que estoy muerta, que todo mi amor lo dejé en vos, que no voy a sentir nunca más, que fuiste mi Waterloo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario